El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Tecnología Sí, pero acompañada de un cambio metodológico. Historia de un fracaso anunciado.

No es demasiado frecuente encontrar experiencias que hablen de realizar un menor uso de las TIC en nuestras aulas, o al menos de un uso justificado y racional de las mismas, y además que hablen de que este uso justificado vaya acompañado de un cambio metodológico en la docencia, tan necesario y a la vez tan ausente en la educación.
Así mismo también resulta muy extraño encontrar experiencias que hablen de unos malos resultados, o experiencias fallidas. Aún quedando patente que una de las mejores formas de aprender es a partir del fracaso. Tenemos miedo a contar nuestros fracasos, y eso que de estos no sólo podemos aprender nosotros mismos sino también otros colegas docentes.
En esta experiencia voy a hablaros de ambos aspectos.

Durante el último trimestre del curso escolar 2010-2011 y con un grupo reducido de alumnos (4 alumnos) de la asignatura de Física y Química de 4º de la ESO del C. Sagrada Familia de Alcoi (Alicante), como profesor de dicho grupo y ante la complicidad y buena dinámica de trabajo demostrada por el grupo, me decidí a llevar a cabo una experiencia un tanto atípica y diferente a lo que se está acostumbrado en nuestros tiempos y aulas. Se trataba de que cada uno de ellos iba a asumir el rol de profesor de la asignatura ante el resto de sus compañeros y de mi mismo (que asumiría el rol de un alumno más durante ese tiempo) impartiendo cada uno de ellos un tema de la asignatura y contando con las clases de dos semanas cada uno. Cada alumno debía prepararse su tema y para ello contaba con mi ayuda, en todo momento, ante las dudas que le pudiesen surgir en su tarea de auto aprendizaje del mismo.

La evaluación y calificación del proceso iba a consistir en que cada uno de ellos iba a recibir de cada uno de sus compañeros un par de notas, una que calificase su participación como docente y otra su participación como alumno en el tema en que su compañero de turno ejercía de docente. Así al ser cuatro alumnos, cada uno de ellos iba a contar al final del proceso con 6 calificaciones, y de la media de las mismas su calificación final del trimestre. En dichas calificaciones se les hizo vez a los alumnos que tendrían que valorar todo el proceso de enseñanza-aprendizaje desde el punto de vista de docente y de alumno, no sólo teniendo en cuenta los conceptos impartidos o recibidos, sino también procedimientos, actitudes, competencias, capacidades, habilidades y destrezas.

Antes de que cada uno de los alumnos pasase a asumir su rol de docente, en las tres semanas previas, les facilité una serie de clases en las que les ofrecí recursos y herramientas TIC, web 2.0, nociones básicas sobre presentaciones multimedia, así como instrucciones de cómo realizar sus propios cursos en la plataforma Moodle (en la que les di permisos de autor y un espacio a cada uno de ellos), o como crear actividades y contenidos con Hot Potatoes y eXe Learning.

http://www.flickr.com/photos/feuersachse/5509299979
En cuanto a metodología no se les proporcionó nada a los alumnos y sólo se les indicó que se les recomendaba que olvidasen todo tipo de referencias que conocían de cómo se da clase y que rompiesen moldes y esquemas. Que impartiesen sus temas con total libertad, introduciendo, quitando o modificando contenidos, siguiendo el orden que estimasen oportuno. Que evaluasen de la forma que considerasen más conveniente y provechosa. Y ante todo que un buen consejo era que impartiesen esos contenidos buscando el aprendizaje, tanto propio como de sus compañeros, que explicasen o contasen su tema como si se lo tuviesen que contar a su mejor amigo, que no aburriesen con explicaciones tediosas y magistrales. Que buscasen la participación e implicación de los que tenían que ser sus alumnos, en el proceso. Etc., pero sin decirles como hacerlo.



Llegado el momento de la verdad, cada alumno asumió su papel e impartió su tema frente al resto de sus compañeros y de mi mismo. Y los resultados obtenidos, previamente calificados de desastrosos, se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Exceptuando el primer alumno (que a priori era el que contaba con menos tiempo para preparar su tema) que demostró haber preparado su tema concienzudamente y con tiempo, los otros tres alumnos prepararon sus temas en los a lo sumo escasos tres días previos al momento de impartirlos.
  • De los cuatro alumnos, dos de ellos no hicieron ningún uso de las TIC en su tarea docente y de los otros dos, uno realizó dos pequeñas presentaciones multimedia bastante densas y poco pedagógicas y el otro confeccionó un apartado de su tema en la plataforma Moodle de escaso valor pedagógico y con bastantes deficiencias (faltas de ortografía, copia y pega de algún libro de texto, sin recursos gráficos y visuales, etc.) y que además delataba por la fecha y hora de realización del recurso que éste había sido realizado la noche anterior a su exposición.
  • Estos dos últimos alumnos que si hicieron uso de las TIC, sólo fue en una muy pequeña parte de su intervención como docentes, dedicando el resto del tiempo de sus intervenciones, al igual que la totalidad de las de los otros dos alumnos, a realizar clases de tipo magistral.
  • Las clases de los cuatro alumnos, tal y como pude vivirlas, fueron insufribles, pero no estaban haciendo otra cosa que aquello que ellos están recibiendo por parte de todos nosotros, sus profesores. Es decir, los alumnos se dedicaron a reproducir aquello que han visto hacer y yo como profesor, puesto en el lugar de ellos, como alumno, tengo que reconocer que aquello fue duro de asimilar.
  • Las clases de estos alumnos repetían todos los errores que cometemos sus profesores e incluso aumentados pues en muchos de ellos la vergüenza de hablar en público (aun siendo sus compañeros de clase), y sobretodo la inseguridad de no dominar el tema (por la escasa preparación del mismo o por el hecho de que allí también me encontraba yo y tenían miedo de decir o hacer cosas incorrectas – cosa que hacía que en sus clases buscasen siempre mi aprobación con su mirada o incluso preguntándome directamente-) propiciaba que actuasen de manera confusa, desordenada, indecisa e imprecisa.
  • En la mayoría de las ocasiones, sus clases fueron pura lectura del libro de texto, mandar la realización de ejercicios para realizar en clase y en casa, y corrección de los mismos. Así mismo la evaluación del tema se convirtió en todos los casos en exámenes con abundantes ejercicios y apartados teóricos, muy alejados de pruebas que realmente evaluasen la adquisición de unas competencias y habilidades propias de la asignatura y de los conceptos trabajados.
  • En las calificaciones que se otorgaron, todo y que contaban con libertad para calificar y evaluar de la forma que considerasen más oportuna, se ciñeron todos ellos a la calificación obtenida en los exámenes que realizaron sin valorar otros aspectos evaluables del proceso.
  • Se detecto en dos de los cuatro alumnos, cierta complicidad en las calificaciones que se otorgaron el uno al otro (unidos por una amistad manifiesta), así como las que otorgaron ambos a un tercer alumno con el que no tenían ni complicidad ni amistad.

A la vista de estas conclusiones y resumiendo, esta experiencia sirvió una vez más para demostrar que en nuestras aulas urge un cambio metodológico y que este puede (todo y que me gusta decir debe) ir acompañado del uso de las TIC, pero que usar TIC no implica cambio metodológico. Por el bien de la educación, y por el bien de las TIC, tanto si hacemos uso de ellas como si no, nuestra tarea docente debe ir acompañada de un cambio metodológico para romper con ese círculo vicioso, tan dañino en nuestros días, de hacer lo que se ha visto hacer, y somos capaces de hacer otras cosas diferentes, de romper esquemas y de conseguir que nuestros alumnos aprendan.

Reacciones:

11 comentarios:

  1. Firmo todo Juanfra y no sé que más añadir, creo que ese cambio metodológico es necesario y urgente y experiencias como la tuya lo pone todavía más de relieve. El párrafo final es para copiarlo 100 veces en los tablones de anuncios de las salas de profesores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Suscribo palabra por palabra y remarco lo de URGENTE.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestro apoyo.
    Gracias Domingo y J. Blas.
    Urgente y necesario. A por ello!.

    ResponderEliminar
  4. Juanfra, gracias por compartir. te sigo desde hace poco.
    soy de la opinión que la revolución de las TIC nos está conduciendo a una revolución metodológica. Ese es el gran éxito de las TIC a mi entender.
    Por otra parte estamos intentando en mi centro incentivar el uso o integración de TIC en las programaciones. Venimos de una época de incorporar dispositivos digitales: cañones, PDI,etc... Ahora algún profe hace sus pinitos, hemos hecho un curso de Moodle... pero tienes o tenéis alguna idea de cómo empezar? No queremos exclusivamente cursos de herramientas 2.0, queremos seguir un modelo que tenga el objetivo de incrementar de una manera racional y real el uso de las TIC en el aula. Yo estoy pensando en comenzar con algún grupo de mejora, iniciado ya en el uso de las TIC y apoyando la creación de un PLE personal y un espacio para crear y compartir entre los compañeros.

    ResponderEliminar
  5. En el punto5, si no me equivoco "echo" es con H ( por el HECHO de que también ...) Felicidades por el post. Totalmente de acuerdo

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo! es un interesante modo de vernos que nos deberia servir para promover el cambio del que siempre venimos hablando.
    Felicitaciones, ya se comparte.

    ResponderEliminar
  7. Pepe gracias por seguirme. Con TIC o sin TIC la revolución metodológica debe ser necesariamente urgente de abordar. También pienso que no debemos utilizar las herramientas porqué sí, sino solo cuando son necesarias, o su uso está razonado y justificado y sobre todo cuando pueden aportar mejoras en el proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestros alumnos.
    Adelante con las TIC en tu centro y en la imPLEmentación de tu PLE. Un placer y gracias por tu comentario.

    Sí, un lapsus. "...por el hecho de que también...". Muchas gracias por la corrección, ya subsanada en el post.

    Gracias ileana, también es un placer tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  8. El canvi metodològic utilitzant les TIC és tracta de que l'estudiant vaig construint coneixement de forma autònoma, cercant informació, processant-la, assimilant-la, compartint-la amb altre i contrastant-la amb la d'altres companys; a través dels diferents canals que ens proporcionen les TIC, consulta, edició i connexió de conceptes (en blocs, wikis, programes d'edició de text, imatge i so); tot sempre acompanyat de l'activitat conjunta amb el professor, què a través de l'avaluació formativa pot orientar i modelar aquest procés de construcció de coneixement.

    ResponderEliminar
  9. Com sempre tan optimista, crec que la relidad és una altra, l hi ha una gran dificultat en la docència, en tots els nivells exepte en l'universitari, en aquest els alumnes han de demostrar la seva vàlua, sense més, no és obligatori, ia més costa una gran quantitat de diners, o t'impliques o estàs fora. En canvi implicar adolescents és diferent, és molt més difícil, tenen altres inquietuds, hi ha gran diferència d'inquietuds entre professors, alumnes i pares, els últims, que moltes vegades no fem un paper acceptable.
    Precisament avui en Banda Ampla fan un bon debat sobre el tema.

    ResponderEliminar
  10. Recién llego a tu blog y leyendo este post me dieron ganas de comentar lo que reflexionaba para mis adentros: me pareció interesantísima tu experiencia, pero quisiera verlo del lado de los estudiantes ( y lo que voy a decir lo vivo muy seguido porque tengo una hija adolescente que tiene a su alcance todo lo que le hace falta ): a ellos no les interesa adquirir el conocimiento sino presentar el trabajo (hecho la noche anterior como tú bien dices)sin indagar mucho y menos reflexionar.Creo que sólo les interesa aprobar.Pero también digo lo otro: ellos (los estudiantes) son observadores y críticos de nuestras metodologías y formas de enseñar, saben distinguir de un profesor que planifica eficazmente sus clase y del que no. Por esto digo:no nos critiquemos tanto, así nos enseñaron los Profesorados y ahora todo está cambiando...¿debemos aprender una nueva metodología? ¿debemos usar las tic? ¿aprenderemos de las malas experiencias? como respuesta un rotundo SÍ.Pero tranquilos, no nos desesperemos: investiguemos, estudiemos intercambiando opiniones y experiencias con colegas...pero a no bajar los brazos. Lo dice una docente Argentina que está educando desde hace 20 años y no en las mejores condiciones (ni en infraestructura, ni en equipamiento tecnológico). Saludos, voy a seguir leyendo tus otros post.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Jordi, Rafael y Danimusiquera por vuestras valiosas aportaciones. Tomo buena nota de ellas.

    ResponderEliminar