El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

lunes, 1 de octubre de 2012

Novadors12 - una pequeña crónica para un gran evento.


Advertencia: Lo que aquí sigue es una entrada un tanto desfasada en el tiempo y el espacio, pues trata sobre lo acontecido en las IX Jornadas Novadors 2012 – Alcoi 
 
Poco puedo decir de estas Jornadas Novadors 2012. No soy yo el más indicado para hacerlo, entre otras cosas porque en su mayor parte me las pasé detrás de la barrera. Visto desde ese punto de vista, aunque no lo parezca, también se disfruta, se aprende y se comparte. Y es desde ahí, desde donde escribo esta  crónica de las Jornadas, una crónica diferente, que no creo que interese a la gente, y que para nada llega urgente, pero si por petición de cierta gente. Si el lector quiere conocer más y mejor que aconteció en dichas Jornadas le remito a las diferentes y excelentes crónicas que andan por la red de grandes amigos como:


Lunes 2/7/2012

Desde la organización de las mismas, el lunes 2 de julio a primera hora ya estábamos en el hall de la Universidad Politécnica de Valencia – Campus de Alcoi, con la entrega de acreditaciones y documentación. Lamento las colas que se formaron, pero la avalancha de participantes en los momentos previos al inicio de las jornadas hizo que resultásemos ser pocos para entregar las acreditaciones reclamadas en esos primeros compases de las Jornadas.

Por lo que pude saber a posteriori, arriba, en el salón de grados, las Jornadas arrancaron con normalidad y a la inauguración por parte de las autoridades, le siguió la conferencia inaugural de Mercè Gisbert. No fue hasta bien entrada ésta que bajo empezamos a respirar. Aun así, continuaba llegando gente. El pico de asistencia llegó a ser de 316 personas, y no por acreditaciones entregadas, sino por asientos ocupados en algún momento dado que obligó a abrir una tercera sala alternativa para albergar a todos los que querían seguir las conferencias. Ya desde aquí decir que lo siento, que me hubiese gustado que todo el mundo hubiese podido estar como en su casa, vivir en primera línea y de primera mano todo lo acontecido en las Jornadas, pero no teníamos salas con mayor aforo para que hubiésemos podido estar todos juntos y a la vez, y que preferimos hacerlo así a tener que decir un No a la asistencia a las jornadas por parte de todos aquellos que manifestasteis vuestro interés en acudir.

Tras la conferencia de Mercè llegó la pausa para el café y los rotllets de Anna Sorolla, genial como siempre. Hubo un primer momento para compartir, para saludar a amigos y conocidos, para conocer a otros. También lamento que las instalaciones de la cafetería se nos quedaran pequeñas para ello, pero hubo muchos que supieron ponerle remedio saliendo a la plaza de Ferrandiz y Carbonell. Gracias.
Los talleres arrancaron en algunos casos con algún que otro problemilla técnico, lo que propició que se dispusiese de menos tiempo del establecido, pero aun así, creo que todos pudieron finalmente desarrollarse con normalidad y colmando las expectativas de ponentes y asistentes.

La comida del primer día, ofrecía diversas posibilidades para todos los gustos y bolsillos, pero un gran grupo de gente comimos en la Filà Tomasines, cuyo restaurador, Gonzalo, nos trató todo lo bien que sabe. Aun no estar previsto que fuésemos casi 80 personas comiendo en un mismo local, nadie se quedó sin comer. Eso sí, igual algunos comieron un pelín más tarde y no llegaron a tiempo a las charlas de la tarde. 

En las charlas de la tarde, el calor que Alcoi nos brindaba, así como el calor corporal que desprendíamos los asistentes al salón de grados de la universidad, hizo que el aire acondicionado de la sala resultase insuficiente ante un aforo repleto de gente deseosa de escuchar lo que allí se iba a decir. Entre los cinco ponentes de la tarde, yo era uno de ellos. Y mi planteamiento de charla de 25 minutos era atípico y arriesgado. Dada la hora en la que iba a tener lugar la charla, el estado y expectativas de los asistentes, me propuse hacer algo que fuese mediamente divertido, sin perder de vista el contenido propuesto. Algo que permitiese despertar el interés, propiciar alguna sonrisa y generar un momento de distensión que nos permitiese afrontar con más ganas e ilusión el largo día que todavía nos esperaba. No sé si lo conseguí, cada uno sabrá, pero lamento que si alguien acudió allí esperando algo serio y rico en contenido, se llevase una gran desilusión, no era mi intención. Pero si así fue, no dudéis en poneros en contacto conmigo y prometo compensar esta peripatética intromisión en las Jornadas con mucha más profusión.

Una mini pausa edulcorada con fruta italiana, permitió que cada uno pudiese desplazarse o quedarse en la sala que prefiriese para seguir de cerca las pechakuchas. En ambas salas había mucha calidad y por ello hubo mucha gente que lamentó perderse las de una u otra sala por no poder estar en dos lugares a la vez.  Miraremos para una próxima ocasión no duplicar las salas de las Pechakuchas dado que actualmente es la actividad de las Jornadas que mayor aceptación tiene y que nadie quiere perderse.

Sin pausas ni lamentos, terminadas las pechakuchas, directos de nuevo a la Filà Tomasinas para la cena. Y aquí llegó el momento para el relax, el intercambio de impresiones, comentarios y sensaciones vividas a lo largo del dia. Gonzalo nos sirvió en esta ocasión pequeñas demostraciones de la gastronomía alcoyana, pero no solo eso, Gonzalo también nos animó a participar de la fiesta alcoyana por antonomasia, “els moros i cristians”.

El fin de fiesta lo rematamos en el Pub Sports Passion con gin-tonics, y otras bebidas espirituosas y hasta la hora que el cuerpo aguantó en cada uno de los casos, pues a la mañana siguiente la cosa seguía y también prometía.

Martes 3/7/12

El día amaneció claro y brillante. Poco a poco la gente iba acudiendo de nuevo a la sede de la Universidad Politécnica de Valencia en Alcoi. De las más puntuales, la ponente de la conferencia de primera hora, Bárbara Aguilar, que no dejó indiferente a nadie. Yo seguía de nuevo desde la barrera, desde el puesto de recepción, pues seguían llegando participantes a las Jornadas que no habían podido asistir al primer dia pero si lo iban a hacer en este segundo día, con la intención de empaparse de todo lo que allí estábamos viviendo.

Casi como un suspiro pasó la intervención de Bárbara y tras ella una nueva pausa para café y rotllets. Esta vez daba la impresión de que éramos menos o que estábamos más repartidos. No en vano, la actividad propuesta para esta pausa propiciaba la dispersión, pues empezaba así con el café el concurso de camisetas frikis, el de mensajes en servilleta, mensajes en tweets y el de fotografía. Para todo ello se dispuso de un tiempo que pretendía también favorecer un momento de acercamiento de los asistentes para confraternizar, eso que solemos llamar, momento social.

El palmarés de los concursos fue un tanto discutido, pero no llegó la sangre el río. La verdad es que no hubiese querido estar en la piel de los jurados ante la calidad de las obras presentadas. Así que se procedió a la entrega de premios y acto seguido a la conferencia de clausura. Ainhoa Ezeiza no defraudó y consiguió convencer a propios y extraños. Lástima que todo, su conferencia, las jornadas, no daban más de si y casi como un anhelo, llegamos a la clausura por parte de la Directora de la UPV-Campus d’Alcoi, Georgina Blanes, el concejal de Educación del Ayuntamiento de Alcoi, Manolo Gomicia, y nuestro presidente de Novadors, Vicent Campos.

La despedida y cierre más informal, se produjo en algunos casos en la plaza de la Universidad y en otros la alargamos a la comida de clausura. Comida que tuvimos el placer de degustar en La Gruta-Círculo Industrial de Alcoi y que sirvió de colofón de estar Jornadas Novadors de Alcoi, unas jornadas que nunca podré olvidar y que aunque aquí pueda parecer que no llegué a disfrutar y saborear, nada más lejos de la realidad. Guardo un recuerdo especial para cada uno de los asistentes, también de los ausentes, de los amigos, de los conocidos y de los desconocidos, a todos os llevo en el corazón. Gracias por hacer posible estas jornadas, gracias por haber contribuido en ellas, pero sobretodo gracias por haberme hecho más feliz. 


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario