El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

jueves, 11 de julio de 2013

Novadors13: Los saraos TIC son las personas - La otra sentimentalidad.

Con el agua al cuello, llegué a Castellón un poco más tarde de lo que hubiese deseado. Tenía que preparar dos cocas (de calabaza, of course), dos camisetas, dos saraos, dos de todo, y todo ello pasaba factura doble.


Pero bien, allí estaba, en el CENT de la UJI junto con el resto de Novadors, a punto para dar los últimos retoques a las X Jornadas Novadors que al día siguiente arrancaban. Realizamos los preparativos de rigor para que todo estuviese a punto y nos fuimos hasta el Grao de Castellón, hacia el Hotel NH Turcosa, donde nos alojábamos el gran grupo de maestros y profes que desoyendo el sentir popular del buen vivir de los profesores con dos meses de vacaciones, estábamos en Castellón, dispuestos a formarnos en un viernes y un sábado de julio, pagándonos de nuestro bolsillo desplazamientos, alojamientos, comidas y cenas.


Ya en la recepción y antes de realizar el check-in, saludos a un buen grupo de compañeros andaluces que en las puertas de Turcosa aguardaban el momento para una primera cerveza. Y con el check-in, la primera sorpresa, el destino quiso que la tarjeta de la habitación tuviese por dibujo una peineta, casualidad que me trajo a la mente el proyecto colaborativo que este año hemos llevado a cabo unos cuantos colegas y amigos: Lo tuyo es pura leyenda.


La cena de la primera noche, en una de las terrazas del Grao, Suquet, propició las primeras charlas y los primeros cambios de impresiones de lo que había sido el curso escolar, los diferentes saraos a los que habíamos asistido, etc. así como alguna que otra desvirtualización y conocer a gente nueva. El cansancio acumulado, así como el tener que madrugar para empezar las jornadas con buen pie, hizo que la retirada fuese mucho más pronto de lo que uno deseaba.


Tras un rápido desayuno y recogida de algunos de los compañeros venidos del Sur, llegamos a la UJI para inaugurar las X Jornadas. No eran ni las 10 de la mañana, y nuestro perfecto anfitrión y guía, Jordi Adell, ya llevaba la camisa empapada. Se dejó la piel, literal, para que todo funcionase a la perfección, para que todo saliese a pedir de boca y así fue. Un 10 muy merecido a la organización, especialmente a Jordi, pero sin olvidar a Miquel, el padre Adrià, DJ Solano, B.p. Pilar, Ana Ovando, Anna Sorolla, Jaime, Josep Lluis, etc.


La otra sentimentalidad fue un precioso alegato de mi amigo Fernando Trujillo con el que se inició las Jornadas. Hubo momentos auténticamente geniales, de un gran maestro y comunicador como es el Truji. Esa manera de romper el hielo con una presentación en el que da las gracias a otros saraos como el EABE, Aulablog, Espiral, etc., genial!  (ver foto), ejemplificaciones magistrales de lo que son la Digifrénia y la Digifobia, desencajantes, por no decir de cómo fue alternando las diferentes gorras de colores hasta llegar a un apoTeósICo final de su intervención.


No pude felicitarlo tras su intervención, pues me fui corriendo a llevar a la cafetería de la facultad las dos cocas que con tanto cariño había preparado el día anterior. Lástima que no pude ni probarlas (espero que estuviesen buenas y no sobrasen), pues me secuestraron para ir a tomar un café en el “jardi dels sentits” y cuando volví fui directo a uno de los talleres, al de mi otro gran amigo Ramon Barlam. Allí, iba con muchas ganas de escuchar lo que había hecho, pero me lo tendrá que contar otro día en privado, pues me pidió el que tratase de establecer comunicación con un alumno suyo que iba a intervenir en la presentación, y estuve los 45 minutos de su intervención tratando sin éxito de comunicar con este alumno, ni por Skype, ni por un hangout de Google, ni nada que no fuese el hablar con él por teléfono.

Si que pude escuchar atentamente a otro crack como es Vicent Part, que para mi sorpresa estudió en el mismo instituto que yo, el IES Josep de Ribera de Xàtiva y que compartimos los mismos profesores, curiosa coincidencia (y ya van dos) que salió a la luz al hablarnos Vicent del “gallinero” donde recibíamos clase de música con “La Novella”. Interesantísima ponencia la de Vicent, que además de descubrirnos todo un mundo de cómo trabajar la asignatura de Música con las TIC, sirvió para ponerme un poco nosTálgICo y melancólico.


La comida, con muy buena compañía, en la cantina de la facultad de jurídicas, fue seguida de una larga sobremesa y café en el “jardí dels sentits” lo que propició que me perdiese la kafé-kedada y algunas de las primeras pechakuchas. Llegué a tiempo de escuchar algunas de las últimas de la sala que moderaba Josep Lluis y por ello no está bien que hable de las pechakuchas sin haber podido hacerme una idea de la totalidad de su conjunto. Algunas de ellas sé que están grabadas así que aprovecharé dichas grabaciones para ponerme al dia.

Compré mis dos ejemplares de #piensamelamor y volvimos a desplazarnos de nuevo al Grao de Castellón, por cierto, en fiestas que todavía no lo había dicho,  que había que prepararse para cenar en Ca La Mary.


La cena, no podía ser de otra manera, fue un placer para los sentidos, sobretodo el del gusto, pero también para los oídos, pues se fueron intercalando conversaciones con compañeros no conocidos hasta entonces con otros viejos conocidos. Un "suquet" de rape como plato principal y tras ella, unas copas, y de nuevo en Suquet y de allí, uno se fue derechito a la cama, aunque otr@s la alargaron hasta más allá de las cuatro de la madrugada.


La mañana del sábado vino con nuevas sorpresas y casualidades. En el desayuno un par de jugadoras de vóley-playa, vestían su equipaje deportivo patrocinado por la marca JB, que curioso, igual que los identificadores de las aulas de la facultad de jurídicas donde estaban teniendo lugar las Jornadas ;-). Y estando desayunando y comprobando que faltaba bastante gente a la que posiblemente se le estaban pegando las sábanas, llegó la “despertà” de las fiestas del Grao, para despertar a los perezosos.


De nuevo vuelta a la UJI para afrontar el segundo día de las Jornadas. Arrancaba José Luis Castillo, ese amiguete que no prepara selectividad y que tampoco necesita de la inexistente wifi para movilizar a todo el personal que asistió a las Jornadas, mandarles muchos deberes (cosa que él no hace con sus alumnos) y conseguir que de allí nadie saliese indiferente.


Una nueva pausa-café, y para ir rematando las jornadas todo un experimento en Novadors, un acto de confesión. Una serie de compañeros confesaron sus pecados educativos en público a modo de reunión pública de alcohólicos anónimos. No libros de texto, no exámenes, no deberes fueron las consignas que más se escucharon entre los presentes, y un futuro esperanzador en este mismo camino fue la penitencia por ellos mismos impuesta para el próximo curso. Así sea.


Tras la entrega de premios de los diferentes concursos de las Jornadas y la clausura de las mismas, tocaba cerrar las mismas reponiendo fuerzas, esta vez en el Carceller, donde se presentó oficialmente una nueva sección de Novadors, la Novadors Gastro, y se entregó el premio Novadors Gastro de honor que este año 2013 recayó en la persona de Ramon Barlam.



Un año más, unas jornadas geniales, un tiempo de compartir, aprender, sentir y emocionarse que siempre te sabe a poco. Un lugar y un momento en el que quisieras encontrar a todos tus amigos, poder abrazarles y que siempre, por unas causas u otras sabes que no va a ser posible. Pero ya encontraremos otros momentos y saraos para ello. Será por saraos. Este año en menos de una semana, hemos coincido al menos 5 saraos diferentes y a la par interesantes. Seguiremos con ello.


Más fotos en: Flickr

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Enhorabuena a todos los que estuvisteis allí compartiendo y aprendiendo. Y enhorabuena por tu descripción de las jornadas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la crónica, amigo. Han sido de nuevo unas jornadas inolvidables, por los contenidos y sobre todo por la compañía. Un abrazo (o mejor, dos)

    ResponderEliminar