El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

domingo, 23 de enero de 2011

Otra mentalidad es posible

Ni por asomo podía imaginarme cuando lo escribí, que mi post “No estás sol@ en el mundo….” iba a tener tanta repercusión como ha tenido. A fecha de este nuevo post, han sido más de 1400 visitas en no llega a una semana de existencia, 29 comentarios, y pasar de 6 seguidores a 20. Ya aluciné con el post de la #novadorsom (600 visitas, 12 comentarios, y pasar de 0 a 6 seguidores), pero éste me ha superado.
He querido dar las gracias a tod@s y cada un@ que lo ha leído, comentado, tuiteado, retuiteado, etc., de forma personal y directa, pero seguro que me he dejado a alguien como así ocurrió cuando listé en ese mismo post las personas y recursos a los que estoy agradecido por tal cambio y proceso. A tod@s, muchas gracias.

La fuente de esta imagen está en Xàtiva, es la "Fuente de los 25 caños". Se me quedan cortos los 25 caños de los que bebo yo. Yo aprendo de tod@s vosotr@s. Muchas gracias.

Han sido muchas palabras bonitas, muchos mensajes de apoyo y mucha la satisfacción que en mi ha creado. Millones de gracias. Iba a comentar cada uno de los comentarios, pero he preferido abordarlo con un nuevo post. Y si bien mi post de “No estás sol@...” no estaba pensado para la interacción, o al menos no tanta como la que ha tenido, éste nuevo que aquí empieza si que busca de vosotr@s vuestros comentarios, opiniones, y crear un poco de debate y reflexión. Aunque suficiente es que desees una cosa para que ahora no se produzca. No, es broma!.
Igual soy demasiado sentimental, igual escribo demasiado desde el corazón, igual me dejo llevar demasiado por lo personal o igual reflexiono y confieso cosas en este blog que no se deben contar o compartir por ser algo más bien propio o íntimo.
Veréis, ha habido una abrumadora reacción positiva hacia mi reflexión del pasado domingo, pero también han aparecido un par de personas, cuya voz discordante o con el papel de abogados del diablo, que me han hecho pensar. Posiblemente haya más gente y ho ha querido o no se han atrevido a contarlo.
Dichas personas, se que me quieren bien, eso no lo pongo en duda, son buen@s amig@s, pero para poneros en antecedentes también os diré que no están muy puestas en el uso de las TIC ni frecuentan la lectura de blogs, el uso de twitter o de otros recursos y medios tecnológicos, y por tanto desconocen este mundillo en el que nos movemos. Aunque también imagino que hay otras que si usan las TIC, pero siguen con sus reparos.
Pues bien, dichas personas por separado me han venido a decir cosas como estas que aquí os transmito para que podamos debatir, rebatir y razonar:
-      ¿Compartir? ¿Te lo has pensado bien? Hay mucha gente por ahí que va a aprovecharse de ello y de ti.
-      ¿Cómo te has atrevido a realizar tal declaración? Se trata de cosas muy personales que no deberías de ir diciendo por ahí y menos a gente que no te conoce. Si en otro sitio, de forma presencial, no te atreves a decirlo, ¿cómo osas en Internet confesarlo si el daño que te pueden hacer en un sitio te lo pueden hacer en éste también?
-      Mucha gente a la que nunca le hubieses confesado eso te puede leer dado que lo has hecho público en internet y también está accesible a ell@s ahora.
-      ¿Qué buscas compartiendo este tipo de reflexiones?
-     
Y así otras tantas frases que siguen en la misma línea.

Este blog lo inicié con la intención de comunicar y compartir todo aquello que me inquieta, me apasiona y me lleva a la investigación de las TIC en el aula. Un blog que  tuviese sentido de ser, es decir, en el que pudiese expresar mi particular punto de vista y mis opiniones (luego ha resultado ser demasiado sentimental y personal, pero eso es otro cantar). Y no era mi intención traer aquí temas que rallan en lo psicológico, en el comportamiento humano, la autoestima, la empatía, etc. Pero haré esta única (así lo espero) excepción. Al fin y al cabo, en este post hago como Jordi Adell, ante un tema que me irrita, me desahogo escribiéndolo en el blog.

Bueno, volviendo al tema, tengo que decir que he rebatido todas estas argumentaciones anteriores con un mensaje sólido y que también me salía de dentro, es decir, es lo que sentía en ese momento y lo que sigo sintiendo, y no creo equivocarme.
Ya di pistas de esta forma de pensar y ser en mi artículo para el bazar de los locos, pienso y creo firmemente en la necesidad de compartir: conocimientos, aprendizaje, y también porqué no, sentimientos. Éstos nos hacen más humanos, más personas. Puede parecer que demuestras a los demás con esta actitud que eres débil o incluso que no tienes personalidad, pero todo lo más lejos de la realidad. Como alguno de vosotros habéis manifestado en vuestros comentarios y tweets, esto demuestra una mayor valentía. Una de las grandes virtudes de internet es la oportunidad que nos da para manifestarnos, darnos a conocer, sociabilizarnos y hacernos más personas venciendo muchas barreras y reparos. Mi timidez y mi forma de ser me impiden, salvo que conozca bien a las personas a las que me dirijo, que me manifieste de la misma manera en lo presencial que en internet. Hay quien dice que Internet, las redes sociales, etc., nos impersonalizan, nos hacen más huraños, peores personas, hacen que cada vez la gente se junte menos, crea tener amistades donde no las hay, crea conocer a las personas muy bien cuando realmente no las conoce, se llene con las felicitaciones a su cumpleaños de gente que no ha visto en su vida, etc.… Yo no puedo estar más en desacuerdo. Llamadme iluso, bondadoso o ingenuo, pero estoy convencido que algo como Twitter, por poner sólo un ejemplo, nos ayuda a ser más y mejores personas, a ser más sociables, a conocernos más y mejor, y también a juntarnos y reunirnos mucho más de lo que ya lo hacemos (ahí quedan las numerosas quedadas a nivel de España, regionales o locales). Y en twitter podrás encontrar de todo, gente con la que te sientes cómodo, gente con la que no, pero ahí está lo que lo hace grande, nadie te obliga a seguir a quien no te cae bien como nadie te obliga ir a tomarte una cerveza con el peor de tus enemigos. Y alguién podrá decirme: Sí, tu no sigues a quien no quieres, pero ese alguien puede seguirte. Bien, ¿y qué?. A mi no me afecta, si es eso lo que quiere la otra persona, si le hace bien, por mi estupendo. Ayer mismo, un conductor con su coche me adelantó de forma imprudente de tal forma que casi se estampa contra el mio en pleno centro de la ciudad. Este conductor iba sorteando los dos carriles que tiene la calle con el fin de ir más rápido. Mi reacción inmediata fue pitarle pero solo lo hice con la intención de percibirle de que me iba o podía dar un golpe. Las circunstancias hicieron que éste conductor se quedase atrapado en el carril en que se quedó y que yo lo adelantase al ir por el otro carril con más soltura. Pues bien, cuando pasé por su lado dirigí la mirada hacia él y me encontré con que vocalizó “toma” y a la vez me hizo el gesto del dedito (“que te jodan”). Mi reacción no pudo ser más natural, le sonreí y me alejé sin darle mayor importancia, sin pensar en ello, sin irritarme ni darle más vueltas, no era mi problema. De hecho, no había pensado más en ello hasta la hora de escribir esto, que creo que puede ilustrar bien lo que os estoy contando.
No tengo, ni tenía ni espero tener afán de protagonismo, no se me suben las cosas a la cabeza y vivo tocando suelo siempre, no me gustan las alturas pues tengo algo de vértigo, prefiero ser un hombre gris que un gris hombre. Sigo pensando que yo soy yo y mis circunstancias, como decía José Ortega y Gasset. Creo en las personas, y claro que hay buenas y malas personas, pero no por estas últimas yo voy a dejar de ser como soy.
Y vale, sí, nadie me obliga a escribir posts, a comunicar cosas, a confesar todo esto, pero si me apetece, ¿porqué vas a negármelo?. Repito, insisto, me hace feliz, soy más feliz que no haciéndolo, comparto, otra gente también comparte, aprendo y otra gente aprende, todos aprendemos y también conseguimos sentirnos mejor, mejores, más humanos, más personas. Aquí no hay nadie mejor ni peor, ni más sabio ni menos, todos somos diferentes y a la vez iguales, todos tenemos nuestras cosas pero es ahí donde reside el éxito, en la variedad, en la interculturalidad. Tal vez (en mi caso, seguro!, estoy convencido) sea todo esto, a quien repito se le ha tildado de todo lo contrario, quien logré hacernos más y mejores personas. Pero para ello tenemos que vencer los miedos, los tabús, los reparos y soltarnos la melena, cambiar el chip, ser creativos, innovar y así seremos más felices.
Termino insistiendo en algo que ya he dicho, no es mi intención filosofar, ni tampoco era mi intención en que esto fuese un post de autoayuda o de terapia en grupo, pero me apetecía expresar como me siento, que es lo que siento y compartirlo con tod@s vosotr@s. Porqué si “otra escuela es posible” (completamente de acuerdo, Jaume), para mi también “otra mentalidad es posible”.
Gracias.

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Pues eso, que sigas escribiendo lo que te dé la gana. Agradece a esos bienintencionados sus opiniones pero sigue escribiendo lo que quieras y cuando quieras. Por si te sirve, a mí me alegra leerte, aprendo de tus reflexiones porque muchas veces ponen letras a ideas que compartimos. Creo que ese ha sido el mérito de tu anterior artículo, el reflejar el pensamiento de muchos de los que nos movemos por aquí. Lástima dan los que todavía siguen esperando riqueza o fama (o incluso felicidad) guardando las cosas solo para ellos. Solo se les puede mostrar esta imagen y dejar la reflexión para cada uno. A mí desde luego no me sirve el quedarme las cosas para mí; si le sirven a alguien, fantástico; si no le sirven a nadie, fantástico también. ¿Qué más da?
    Enhorabuena por el artículo, estoy contigo: otra mentalidad es posible

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que das respuesta a los comentarios que la mayoría hemos recibido alguna vez. Y que leerte es para muchos como leer el post no escrito pero pensado, seguro. Yo estoy a favor de la humanización, dentro y fuera de la Red, y my especialmente dentro de las aulas.
    Ahora que ya te vale: "no me gustan las alturas pues tengo algo de vértigo", ¿has pensado en alguna solución? :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que una de las principales aportaciones de la tecnología actual es lo fácil que resulta compartir todo con todos aunque, por hacer un poco de "pepito grillo", no te parece que aún nos falta mucha cultura de la colaboración?. Será que aún somos pocos los que nos lo creemos y no siempre lo transmitimos a nuestros estudiantes que son los futuros profesionales.
    Me encantó, hace unos años, escuchar al director las bibliotecas nacionales holandesas explicar que en su país habían publicado un decreto ley conforme al cabo de 5 años de publicación de un libro este pasaba a ser de dominio público. ¿Razonamiento?. Después de 5 años todo conocimiento necesita ser revisado.¡ Me pareció fantástico!.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ana por tus siempre reconfortantes palabras. Y gracias por ese regalo de imagen, desconocía la cita de Machado. Fenomenal.

    Gracias Loly, trataré de ponerle remedio a mi mal de altura, y eso que uno es alto, pero ya ves. jejeje.

    Gracias Mercè por compartir la anécdota del director de las bibliotecas nacionales holandesas. Totalmente de acuerdo. Es más, yo diría que en cuestiones TIC, mucho antes es necesaria esa revisión del conocimiento.

    ResponderEliminar