El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

domingo, 20 de marzo de 2011

Un cuento con múltiples interpretaciones pero una sola moraleja.

Igual ya conoceis el siguiente cuento, pero yo tengo que confesar que lo he descubierto esta semana:

Esta es la historia de cuatro personas llamadas “Todoelmundo”, “Alguien”, “Cualquiera” y “Nadie”.
Había que hacer un trabajo y “Todoelmundo” estaba seguro de que “Alguien” lo haría.  “Cualquiera” podría haberlo hecho, pero “Nadie” lo hizo.
Alguien” se enfadó, porque ese era un trabajo de “Todoelmundo”.
Pero “Todoelmundo” pensó que “Cualquiera” lo haría y “Nadie” se dio cuenta de que “Todoelmundo” no lo había hecho.
Al final, “Todoelmundo” culpó a “Alguien” porque “Nadie” hizo lo que “Cualquiera” podría haber hecho.

Lecturas o interpretaciones de este cuento se pueden realizar muchas y desde diferentes planos y contextos. Este cuento tiene mucho más trasfondo del que nos podemos imaginar. Las dos interpretaciones más directas pasan por  tomar a los cuatro personajes del cuento como cuatro personas –individuales-, o tomar el significado real de las palabras que ponen nombre a los cuatro personajes del cuento.
A mí se me ocurren unas cuantas cuando pienso (contextualizo el cuento) en la educación, a distintos niveles: general, particular, etc.
Sin embargo la moraleja está clara y es única: necesitamos trabajar juntos para conseguir un mismo objetivo, y ello pasa por que cada uno de nosotros se implique, aportando su pequeño granito de arena. Es más cómodo dar fe al dicho castellano de “los unos por los otros y la casa sin barrer”, pero yo no estoy en educación por la comodidad que ofrece o pueda ofrecer, y sí muy motivado por cambiar, porqué otra escuela es posible, y por desempeñar mi labor docente cada vez un poco mejor.  

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Gracias por publicar este cuento, yo recordaba haberlo leído allá por 1997 y tenía una vaga idea del mismo, pero ahora en el 2016 decidí buscarlo en internet y dí con él. Saludos !

    ResponderEliminar