El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

domingo, 1 de mayo de 2011

De lo "inmediaTICo" a lo reflexivo. Pensar antes que crear.

Pensar, reflexionar, imaginar antes que crear, producir o hacer. Parece que el uso de las TIC hace de nosotros o incluso más en nuestros alumnos, autómatas, como máquinas incapaces de pensar o de pararse a reflexionar antes de crear o producir una obra, un escrito, una acción. Actuamos de forma impulsiva, descomedida. 

http://www.flickr.com/photos/ackolla/2274594872
No creo que sea este mi caso. Antes de realizar cualquier presentación multimedia, desconecto de cualquier ordenador o de la utilización de cualquier programa de presentaciones, ya sea Keynote, Powerpoint, Open Office Impress, Prezi, etc. y cojo papel y lápiz y es ahí donde primero que nada plasmo ideas, luego surgen diapositivas en poskits, posteriormente una especie de storyboard y ya llegados a este punto empiezo otro proceso de búsqueda de imágenes que cuadren con el storyboard realizado antes de la puesta en marcha de la creación de la presentación en si. Lo mismo me ocurre ante la elaboración de un post o entrada de este blog o de cualquiera de los otros que llevo adelante. Es el proceso de una reflexión, meditación incluso, acerca de una determinada idea, a la que primero mentalmente y posteriormente en notas en papel 1.0 va tomando forma, se va alimentando de apreciaciones, valoraciones que van saliendo de mi cabeza, de cosas que leo, de cosas que observo, cosas que en definitiva voy aprendiendo en vistas al producto final de la entrada de un blog.

http://www.flickr.com/photos/bollofino/2130475925/
Pero, ¿actúan igual nuestr@s alumn@s? O incluso, ¿actuamos nosotros siempre igual?. Creo que puedo afirmar que No. Desgraciadamente tanto nuestros alumnos como nosotros mismos nos solemos dejar llevar muchas veces por la inmediatez, la urgencia, la espontaneidad, el actuar aceleradamente sin dar pie a ninguna reflexión. Y aunque en determinados casos algunas de estas formas de actuar puedan resultar las más acertadas o las que mejores resultados nos dan, estoy seguro que un proceso reflexivo, meditado y a veces incluso programado, aporta mayor calidad de conocimiento y aprendizaje que uno espontáneo o inmediato. En el ejemplo del que os hablaba anteriormente acerca de las presentaciones multimedia, las estadísticas hablan de un 80% de probabilidad de acierto si partes de una presentación previamente preparada y elaborada que si te lanzas a ella sin mediar un solo pensamiento.

http://www.flickr.com/photos/cgespino/535826453
¿Cuantas veces nos hemos encontrado ante la situación en la que nuestros alumnos cuando les pedimos que realicen una determinada actividad se lanzan directamente a realizarla sin pararse ni un solo momento a pensarla?. Creo que aquí ya he comentado en alguna ocasión algo que de tanto en tanto realizo con mis alumnos para que se den cuenta de ello, de lo perjudicial que es esta inmediatez, esta actitud a la que TICs, sociedad y en definitiva todos nosotros les estamos llevando y que pocas veces ponemos remedio. Por si alguien quiere ponerlo en práctica, lo repetiré: consiste en un examen con unas 10 o 20 preguntas fáciles, de aquel tipo de preguntas que se pueden resolver fácilmente sin necesidad de ser muy ducho en la materia, pero con la particularidad de que la última pregunta no es una pregunta en si, sino un texto que les indica que no han de realizar ni rellenar nada en ninguna de las preguntas anteriores y que tan sólo deben entregar la hoja del examen con su nombre y apellidos. Hay otras variantes de esta práctica en la que antes de llegar a la última pregunta se les van poniendo diferentes preguntas “trampa” (como por ejemplo tener que decir su nombre en voz alta en medio del examen, preguntas muy tontas y/o que poco tienen que ver con la materia que impartes como dibujar una casa, etc.) que les pueden permitir ir dándose cuenta, ya tarde, de que están ante una “jugarreta” del profe, pero “jugarreta” que lo que en definitiva busca es eso, hacerles ver, hacerles entender que la inmediatez no les lleva a ningún sitio bueno, mientras que si ante una situación así se hubiesen parado a leer previamente el examen entero de principio a fin y están ante un caso real, pueden seleccionar que preguntas encuentran más fáciles y asequibles, y esas por tanto responderlas antes, o que preguntas les resultan más difíciles o no se las saben del todo bien y se las pueden dejar para el final y así tratar de sacarlas adelante con la tranquilidad de que lo que sabían bien lo tienen ya resuelto. De esta manera también les estamos enseñando a administrarse mejor el tiempo, a realizar una gestión más eficaz del tiempo, concepto éste tan importante en nuestros días.

Por todo ello, pienso que en nuestras enseñanzas deberíamos dedicar de tanto en tanto alguna clase a combatir este aspecto, favoreciendo así el pensar antes que actuar, haciendo de nuestros alumnos y también de nosotros mismos, personas más inteligentes, una sociedad del conocimiento más curtida, preparada para combatir con aplomo y no con tanto arrojo, situaciones en las que parece que lo urgente requiere un salto al vacío.

Para no dejar indiferente al lector que haya llegado hasta aquí, propongo que tratemos de dar respuesta a esta pregunta que forma parte de uno los temas que se proponen para discutir en el #EABE11 y que viene muy al hilo del tema de este post: “El sueño de las TIC produce monstruos: empobrecimiento de la inteligencia crítica, falta de creatividad, afianzar un rol docente tradicional... ¿cómo evitarlo?”.

Y también con alguna que otra lectura interesante para propiciar el debate y la participación:
Su autor, Arturo Loría, plantea que si nos dejamos llevar por la inmediatez de Internet podemos perder el sentido crítico, que requiere tiempo, observación, reflexión y análisis.

Daniel Innerarity habla de la necesidad de reintroducir el espesor del tiempo de la maduración, de la reflexión y de la mediación allí donde el choque de lo inmediato y de la urgencia obligue a reaccionar desde el impulso.

 

Reacciones:

5 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión. Si nosotros somos conscientes de las ventajas de esa actitud reflexiva, ¿cómo no hacer lo posible por transmitirla a nuestros alumnos? No creo que la red sea la culpable de la búsqueda de la inmediatez en la información, me parece que esa tendencia la sufrimos desde distintos frentes, la misma sociedad en la que vivimos fomenta el conseguir rápido todo, que todo sea rápido y fácil, de usar y tirar. Viene muy bien pararse y pensar, que daño no hace a nadie.
    Gracias por este artículo dominical, me estoy aficionando a tenerte de lectura obligatoria todos los domingos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Ana, las TIC no nos hacen hacer ir más rápido, las estrategias, el saber, el saber hacer y pensar son competencias que debemos enseñar a nuestro alumnado y que no dependen para nada de las TIC.

    La cultura del fast food llega a todos los rincones, prima lo rápido ante la calidad. Busquemos espacios y tiempo para esa educación lenta.

    Pensemos y creemos.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan,
    me estaba haciendo falta leer tu reflexión, la cual considero EXCELENTE y muy oportuna.
    Coincido totalmente cuando dices:"El sueño de las TIC produce monstruos: empobrecimiento de la inteligencia crítica, falta de creatividad, afianzar un rol docente tradicional... ¿cómo evitarlo?”.
    Soy un desarrollador de soluciones TIC con más de 30 años, hace unos 5 años que intento mejorar mis resultados. Al proponer soluciones en el contexto Organizacional, dado que se trata de "un ser vivo" conformado por Personas, suelo decir que las "mágicas TIC" no hacen más que POTENCIAR al Monstruo, ya que automatizan sin abordar la complejidad que encierran. Debemos conocer y modelar la Organización, identificando los RESULTADOS que hacen a su misión institucional, ir descubriendo el proceso que permite lograr los productos/servicios, centrados en sus destinatarios/clientes. Creer que las TICs resuelven estos aspectos, no hacen más que "poner el carro delante del burro", ya que son meras herramientas.
    Me agrada tu "proceso creativo", si se modela y especializa en resolver determinados RESULTADOS, puede catalogarse y emplearse de manera efectiva, a gusto del consumidor, o mejor aún del hoy incipiente PROSUMIDOR, ya que querrán adaptarle de manera participativa.
    Qué lo urgente, no nos evite ver lo IMPORTANTE. Si disponemos de mejores herramientas, por qué no asignar más tiempo a "Pensar, reflexionar, imaginar antes que crear, producir o hacer"?
    Te estaré visitando seguido, hoy recibí el "regalo" de conocer tu blog, y perdona mi extenso comentario, al cuál(pese a tu recomendación) no le he dedicado el tiempo suficiente, je je.
    Un muy fuerte abrazo, desde Misiones, Argentina.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar pedir disculpas por el retraso en el comentario pero como aún no has publicado los siguientes pues, digamos, que estoy dentro del plazo semanal jeje!.

    Coincido con tu planteamiento y me gusta, especialmente, el análisis que hacer de si los profesores somos reflexivos y si "pensamos" bien las cosas antes de hacerlas. Creo que ahí radica la clave. ¿Podemos exigir a nuestros estudiantes aquello que no practicamos?. Creo que la respuesta es obvia.

    Feliz fin de semana!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios, uno no deja de aprender más y más de ellos.

    Ana y Carlos, yo también comparto vuestra puntualización de que no es sólo culpa de las TIC, que nos invade esa cultura del fast en todos los ámbitos.

    Bienvenido a mi blog Carlos C., pásate siempre que quieras. Es todo un placer contar contigo.

    Y por último, Mercè, muchas gracias por tus siempre certeros comentarios.

    Muchísimas gracias a tod@s.

    Saludos.

    ResponderEliminar