El blog de juanfratic: Investigando en Educación, en TIC, en el aprendizaje, y otras cosas de la vida. Profesor de ESO preocupado en hacerlo mucho mejor y en ser feliz. Siempre en obras: compartiendo.

domingo, 16 de octubre de 2011

autocríTICa - Chaparrón de ideas

Muchas ideas y todas ellas relacionadas componen este caóTICo post. Voy a tratar de ordenar un poco todo lo que está pasando por mi cabeza a ver si consigo trasmitirlo adecuadamente.
Con motivo de algunos de mis últimos posts en este blog, alguien podría acusarme de optimista, de iluso (léase: soñador),  o incluso de aleccionador. O bien de considerarme sabedor de la verdad, de lo bueno, de lo correcto (a lo que yo preguntaría: ¿qué es lo bueno? ¿lo correcto?).
No, para nada, todo lo más lejos de mi intención. Incluso si hasta aquí, alguien de los que estáis leyendo esto pensáis que es así, no, estáis equivocados. Hagamos de abogados del diablo y veréis como no es así.

Soy humano, y como tal tengo mis defectos, como persona, como profesor, como amigo, etc. Nadie es perfecto. En mi centro, con mis alumnos, hay días que salen mejor las clases, hay días que mejor quisieras olvidarlos. Con los alumnos, hay días que quisieras mantenerlos así por siempre, y hay otros días que quisieras no haberlos tenido –al fin y al cabo, ellos como yo también son humanos y tienen sus días buenos y malos.
Lo digo porqué alguien puede llegar a pensar tras leer alguno de mis posts que en mis clases todo es muy bonito, de color de rosa, etc. Pero insisto, no, como todos, me pasan cosas bonitas y cosas no tan bonitas.

Hay también quien me dice que quisieran ser mis alumnos, que fuera el profe de sus hij@s, o tenerme de compañero de trabajo en su centro. Bueno, se agradecen los piropos, pero uno no es mejor ni peor que otros muchos compañeros docentes que están dando el callo día a día en las aulas y que al igual que un servidor, lo están haciendo lo mejor que saben, poniendo pasión en su trabajo.

Sí, habrá quien me dirá que también hay compañeros malos, aquellos que no hay quien se los trague, pero hablamos a buen seguro de muy pocos y son precisamente esos colegas que no aman su profesión, que no tienen ningún interés por lo que hacen, y, lo peor de todo, que no les importan sus alumnos ni lo más mínimo.

http://www.flickr.com/photos/tranchis/3498307799
Yo soy de los que usa las TIC en sus clases, pero tampoco lo hago todo el tiempo, no vivo supeditado a ellas, sino que sólo las busco cuando me pueden aportar algo positivo en el proceso de enseñanza-aprendizaje de mis alumnos. La herramienta no crea la necesidad, sino que la necesidad me lleva a la herramienta. No abandono aquellos métodos, estrategias, actividades tradicionales que me dan buenos resultados. Y bueno, esto tampoco es siempre así, también hay veces que recurres a estrategias que muchas veces te han dado buenos resultados, y esa vez, vete tú a saber porqué, no funcionan, no resultan con ese determinado grupo de alumnos. O aquellas veces que preparas una clase a conciencia, con todo lujo de detalles, con mucho mimo, y luego resulta ser un estrepitoso fracaso, frente a esas otras veces que improvisas una clase y te sale a la perfección.

Tampoco me lo creo, o mejor dicho, me lo tengo creído, eso que algunos compañeros dicen de que somos los mejores, los mejor preparados. Para nada. Hay muchos compañeros por ahí fuera (o dentro, como se quiera mirar), muchos de ellos en el absoluto anonimato, que hacen las cosas muy bien, de los que quiero y me queda por aprender mucho. Tampoco creo en ese plan mesiánico de que yo u otros como yo debamos encabezar el cambio. Sí creo en el cambio, sí creo en que otra escuela es posible, pero estoy más de acuerdo en llevar adelante ese cambio piedra a piedra, grano a grano, poco a poco, sin fanfarronería, y sí con humildad y contagiando a los que nos rodean, donde nadie está encima de otro, donde nadie sabe más que otro, donde todos juntos podemos seguir adelante, cada vez más y mejor.

http://www.flickr.com/photos/cambra_barcelona/4606267204
Otra idea. Muchas veces, en determinados saraos, somos los mismos, nos contamos más o menos lo mismo que ya todos más o menos sabemos, y cuando regresamos a nuestros centros seguimos siendo los mismos. Yo soy el primero encantado con asistir a estos saraos, con reencontrarme con amig@s, pasármelo bien y aprender mucho todos juntos. Pero también me entristece ver que poca gente nueva se apunta a este tipo de eventos, precisamente esa gente que desconoce muchas cosas de las que allí hablamos, gente de la que podemos aprender y también puede aprender, esa gente a la que muchas veces sin querer o queriendo decimos que es la que más necesita el cambio, esa gente que necesitaría (así solemos decirlo o pensarlo) asistir a este tipo de eventos y escuchar aquello que nosotros oímos, una y otra vez, y que hace que yo lo llame, la teoría del ajo, porque se repite y repite. Y sí, estoy de acuerdo en que por mucho que lo hayamos oído, por mucho que sepamos de un determinado concepto, herramienta, idea o actitud, siempre aprendemos la segunda vez que lo escuchamos, y la tercera, y la…, pero hay gente que no llega ni a esa primera. Aunque si hago caso de algo de lo que ya he dicho en estas líneas, tampoco creo que sea nuestra misión adoctrinar a nadie, pero si podemos contagiar, y siempre la última palabra será de ese compañer@. Si repite, bien hecho, si no, tampoco es culpa nuestra ni pasa nada. Repito, que nuestra opción es tan válida como la de otros, que ni unos ni otros somos conocedores de la sabiduría absoluta, o de la pedagogía perfecta.

http://www.flickr.com/photos/annagaycoan/3834802666
Y quedan otras muchas ideas en el tintero, pero por hoy voy a dejarlo, ya va bien con todo este chaparrón. Hoy me he levantado así, abogado del diablo, Pepito grillo, etc. Igual alguien se ofende, espero que no, pero en mi defensa diré que no era mi intención, que sólo he puesto por escrito ideas sueltas, de aquí y de allá, que pueden gustar o no, que pueden ser ciertas o no, pero con las que solamente buscaba reflexionar un poco en voz alta, realizar un poco de autocríTICa. Insisto, que nadie se lo tome a mal, este chaparrón va dirigido a mi.


Reacciones:

6 comentarios:

  1. Juanfra, como siempre genial :-).

    Lo más importante, desde mi punto de vista, es ser conscientes de que las TIC no son la barita mágica ni nosotros por utilizarlas mejores. Sencillamente más atrevidos incluso, a veces, ¿más ingénuos?.

    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  2. Comparto de esta autocriTICa dominical:
    1) Que no somos perfectos y que nuestros alumnos tampoco lo son. (En nuestros blogs quizá no se nota porque tenemos una tendencia, creo que normal, a "postear" las cosas que nos salen bien.
    2) Que debemnos seguir utilizando las estrategias que siempre nos han ido bien.(aunque no sean TIC)
    3) Otra escuela es posible. Para ello hacemos falta todos.
    4) En los "saraos" da la sensación de estar siempre los mismos. Pero eso es lo que hay. Procuremos cuando volvamos a nuestros centros transmitir las experiencias vividas y contagiar nuestros entusiasmos. Y alegrémonos de encontrar a nuestros amigos y de darnos cuenta que no estamos solo.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu magnífica autocrítica Juanfra. No hay profesores VIP porque sean TIC - solo somos profesores- que intentan mejorar esta aburrida e incoherente escuela, investigando para y con su alumnado, construyendo conocimientos colaborativamente y compartiendo siempre -dentro y fuera del aula- con respeto, confianza, sentido común, mucha ilusión y sin exigir la remuneración extra que les correspondería como profesionales cualificados que son...Un abrazo, Mila

    ResponderEliminar
  4. Yo me quiero mojar... prefiero lluvia suave, que invita a dejarse mojar, que tormenta que invita a ponerse a cubierto... Estas actitudes de humildad, de ganas de mejorar dia a dia y de seguridad sin dogmatismos nos han de acompayar a diario. No somos mejores que nadie, hagamosnos mejores entre todos.

    ResponderEliminar
  5. Dani Pastor @dapaspei17 de octubre de 2011, 16:53

    De vez en cuando va bien un chaparrón de realidad, o al menos así lo veo yo.

    Muchas veces da la sensación de que los blogueros que cuentan sus experiencias en educación sólo "saben hacer las cosas bien", y como tú bien dices, también tendrán días malos y malas experiencias.

    Sin embargo, sin esas buenas experiencias que contáis, sin esos encuentros de "los mismos de siempre", ... no podríamos recargar las pilas y volver a empezar con nuevas ilusiones, nuevos retos, nuevas metas, etc.

    Creo que tan bueno es contar lo positivo como lo que no ha ido tan bien.

    Gracias por hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. Mercè, completamente de acuerdo, atrevidos sí e ingénuos a veces, depende muchas veces también de la persona, o al menos es así como yo lo veo.

    Evaristo, excelente resumen. Genial.

    Gracias Mila, un placer leerte, un comentario muy acertado.

    Esa es la clave Pau, entre todos, y que no falte el compartir.

    Dani por eso insisto en que un chaparrón de humildad y de reconocer que "nadie es perfecto" viene muy bien no sólo como autocrítica constructiva, sino también para hacer ver a todos que nadie es mejor que nadie, que todos somos humanos y que no sólo de éxitos vive el hombre, que también de los fracasos se aprende, y mucho.

    Gracias a todos de nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar